frutas y verduras contra el cancer

Los mejores alimentos contra el cáncer

En el día mundial contra el cáncer de mama quiero compartirte qué alimentos te van a ayudar para combatir esta difícil pero superable prueba de vida. 

Ya que octubre es el mes de la lucha contra el cáncer, es momento de ayudarte a comer saludable, ya sea que por genética quieras prevenir su aparición o si ya te diagnosticaron algún tipo de cáncer y quieres tratarlo de forma natural. Como Health Coach quiero ayudarte a conocer cuáles son los mejores alimentos contra el cáncer.

En está ocasión te comparto 14 frutas y verduras que te ayudan a prevenir y combatir el cáncer, con las mejores formas de introducirlos a tu dieta para tener la protección que todos necesitas.

  1. Zarzamora

El extracto de esta planta tiene una combinación de compuestos fenólicos que nos protegen contra daños a la piel y el envejecimiento, ayudándote incluso en la curación de heridas y quemaduras.

Las antocianinas que se encuentran en las zarzamoras son especialmente útiles para proteger la piel contra los rayos ultravioletas durante la exposición al sol. El jugo de zarzamora ha demostrado ser útil para inducir la apoptosis de células anormales, ayudando en la prevención del cáncer de piel.

¿Como utilizarlas?: Siempre compra frutos rojos orgánicos y cuando se pueda locales. Utilízalo como endulzante natural en smoothies, jugos y agrégalo a tu agua con limón para una bebida refrescante

  1. Frambuesas

Incluir frambuesas en tu dieta es otra excelente forma de incrementar tus niveles de quercitinas. La quercitina reduce la inflamación y también ayuda a regular la respuesta inmunológica actuando como un agente antihistamínico natural.

Esta fruta dulce y algunas veces ácida contiene vitamina C, fibra, potasio, biotina, vitamina K y manganeso.

Las frambuesas también contienen antiocianinas al igual que otros frutos rojos. Las antiocianinas desencadenan apoptosis de las células cancerígenas y equipan al cuerpo para combatir el cáncer de mama y colorectal e incluso previenen el crecimiento incontrolable de las células de leucemia y su habilidad para hacer metástasis.

¿Como utilizarlas?: Agrega esta fruta nutricionalmente densa a tus smoothies, yogurt o cómelas como snack o postre. Las frambuesas tienen una temporada corta pero puedes congelarlas para poder disfrutarlas todo el año.

  1. Moras azules

Las moras azules son una excelente fuente de antocianinas, que contribuyen a su pigmentación morada-azul. Como ya mencionamos, las antocianinas inhiben el daño al DNA, disminuyen la inflamación y la velocidad de crecimiento de las células cancerígenas. Las moras azules también contienen una gran cantidad de compuestos biodisponibles como vitaminas, flavonoides y estilbenos, que se ha demostrado proporcionan una protección significativa contra el cáncer colorrectal.

¿Cómo utilizarlas?: Evita calentar los moras azules o cualquier otro fruto rojo ya que el calor degrada las antocianinas reduciendo su potencial antioxidante. Agrega las moras azules a tus smoothies, utilízalas como snacks ó en tus postres también puede ser el sustituto de azúcar en salsas como barbeque.

  1. Limones

Los limones son un excelente opción de fruta baja en carbohidratos que puedes consumir todos los días. Además, tienen una enzima que incrementa la absorción de nutrimentos y estimulan la correcta función del estómago, intestino, hígado e incluso los pulmones.

¿Cómo utilizarlos?: Una de las mejores formas de alcalinizar tu cuerpo y ayudar al proceso natural de desintoxicación es exprimir un limón en agua tibia y consumirlo inmediatamente después de despertarte. Añade limón a cualquier platillo para resaltar su sabor.

  1. Cebolla

La cebolla pertenece a la familia alium y contienen una gran cantidad de azufre y aminoácidos. También contienen el super antioxidante quercitina y ayudan a eliminar el exceso de estrógeno de nuestro cuerpo, potenciando la desintoxicación del hígado.

La alicina es uno de los compuestos con azufre mas abundantes en la cebolla que ayuda a destruir bacterias, virus, hongos y previene el desarrollo de células cancerígenas.

Además tienen propiedades de hierbas carminativas (ayudan con cólicos, gases) con beneficios para la salud digestiva.

¿Cómo utilizarla?: Consume todos los tipos de cebolla para recibir todos sus beneficios nutricionales. Cocina con ella, agrégala a tus ensaladas o haz un rico consomé de hueso con base de sopa de cebolla.

  1.  Kale

El kale pertenece a la familia de las crucíferas. Esta verdura de hoja verde obscura recientemente se ha vuelto popular como snack saludable y como ingrediente en jugos y smoothies. El kale tiene abundantes vitaminas y minerales que promueven la salud como calcio, potasio y hierro.

Es rico en sulforafano que es un tipo de isotiocinato también encontrado en el brócoli, coliflor y coles de Bruselas. Estos compuestos inhiben la activación de las células cancerígenas, intensifican los procesos naturales de desintoxicación y estimulan el sistema inmunológico.

El sulfurofano ha demostrado que ayuda a prevenir el crecimiento de tumores asociados con el cáncer de próstata, colon, baso, estómago y mama.

¿Cómo utilizarlo?: Para la optima absorción de sus minerales y antioxidantes consúmelo con una fuente saludable de grasa como mantequilla clarificada de libre pastoreo, aceite de coco ó queso de libre pastoreo. Evita consumirlo crudo por que sus fibras son difíciles de digerir y pueden generar malestar digestivo.

Te sugiero consumirlo en jugo ó añadirlo a tus smoothies. Haz tus propias papas de kale con aceite de coco y tu sazonador favorito y tendrás el snack perfecto con todos sus beneficios nutricionales.

  1.  Verduras de hoja verde

Las verduras de hoja verde tienen muchos nutrimentos clave que las convierten en alimento contra el cáncer, incluyendo un sin numero de vitaminas, minerales y fibra. También contienen clorofila que ayuda a purificar la sangre, reconstruir las células sanguíneas, eliminar toxinas y estimular la función intestinal.

¿Cómo utilizarlas?: Saltea las hojas de nabo y acelga para una colorida guarnición o agrega espinacas a las sopas y guisados. Ponlas en tus ensaladas verdes, incluyendo lechugas romanas, arúgula ó mezcla primavera para agregar variedad a tu comida. Agrega verduras de hoja oscura a tus jugos y smoothies.

  1.  Alcachofas

Las alcachofas pertenecen a las hierbas amargas cholagogues, que estimulan la función renal, limpian el sistema digestivo, la vesícula biliar, el tracto urinario y la sangre. Las alcachofas se han utilizado en medicina alternativa desde el siglo XVII para prevenir las enfermedades cardiovasculares y reducir el azúcar en la sangre.

¿Cómo utilizarlas?: Obtén sus beneficios completos haciendo jugo con las hojas y el tallo. También pueden comerlas al vapor con limón y aceite de oliva, agregarlas al hummus o hacer un dip de alcachofa.

  1. Jitomate

Es una de las fuentes más conocidas de un compuesto bio activo llamado licopeno que se encuentra en frutas y verduras rojas y es un poderoso anticancerígeno. El licopeno estimula la apoptosis de las células cancerígenas, generando disfunción celular interrumpiendo su correcta señalización. Se ha visto que es eficaz en la prevención de cáncer de próstata, pulmón, colon y cérvix.

¿Cómo utilizarlo?: el licopeno aumenta en biodisponibilidad cuando se combina con una lácteo como queso de libre pastoreo y cuando se come cocido. Disfrute al máximo los jitomates y sus beneficios en salsa de jitomate casera ó marinara. Quita la piel de los jitomates locales y orgánicos antes de preparar tus salsas o hacer sopas y consomé

  1.  Coles de Bruselas

Estas verduras crucíferas tienen una mala reputación debido a su olor picante a la hora de cocinarlas, pero son ricas en vitamina A, B-6, C, K, así como folato, potasio y manganeso. Las coles de Bruselas ayudan a la formación de colágeno, a reducir arrugas y mejoran el sistema inmunológico y la capacidad del cuerpo para absorber calcio.

¿Cómo utilizarlas?: Puedes saltearlas o asarlas con aceite de coco o mantequilla de libre pastoreo y luego rociarlas con vinagre balsámico y estarán deliciosas y crujientes, también puedes pelarlas y agregarlas a tus ensaladas ó bien puedes cocerlas al vapor y tendrás un sabor más suave, también puedes hacer un humus moliéndolas y agregando pimienta, sal del Himalaya y cúrcuma.

  1.  Aguacate

El aguacate Hass es el tipo más popular de aguacate en el mundo y disponible durante todo el año. Los aguacates son ricos en  nutrimentos esenciales como: potasio, magnesio, sodio, vitaminas C, E, K, B-6, folato, colina, niacina, contienen 71% de ácidos grasos mono insaturados, fitosteroles, carotenoides y fibra dietética

Los ensayos clínicos han demostrado que los aguacates benefician la salud cardiovascular al reducir el colesterol total en personas con diabetes, no contribuyen al aumento de peso y mejoran los niveles de lípidos en sangre. El consumo de aguacate está asociado con alta ingesta de fibra dietética, vitaminas y minerales en los que la dieta promedio es deficiente.

¿Cómo utilizarlo?: Puedes utilizar medio aguacate para dar una textura espesa y cremosa a los licuados y smoothies, hacer diferentes versiones de guacamole, pónselo encima a tu omelette con verduras, prepara un aderezo cremoso o pónselo al humus.

  1.  Brócoli

Es una excelente fuente de vitaminas E, C, K y también es una buena fuente de cobre, fibra, potasio, cromo, folato, vitamina A y riboflavina. Se ha demostrado que el brócoli regula las enzimas que provocan la apoptosis de células cancerígenas y ayudan en la prevención contra el cáncer debido sus fitoquímicos; los glucosinolatos que contienen azufre.

¿Cómo utilizarlo?: Sustituye las papas fritas por brócoli y dipealo en lo que se te antoje. Puedes hacer una base de pizza sin gluten al igual que con la coliflor, cómelo crudo como snack, ponlo en tus ensaladas o asarlo con otras verduras crucíferas y sazónalas con ajo, cúrcuma, pimienta, sal del Himalaya y aceite de coco. ¡Listo, tienes la guarnición perfecta para luchar contra el cáncer!

  1.  Hongos

Los hongos contienen nutrimentos como el fósforo y otros nutrimentos esenciales como la vitamina D, la tiamina, el manganeso, la colina, la riboflavina, el cobre y el zinc, que fortalecen los huesos y aumentan la absorción de calcio. Estos nutrimentos mejoran la síntesis de glutatión y aumentan el poder antioxidante del cuerpo.

¿Cómo utilizarlos?: Prepara una sopa de hongos, haz pimientos rellenos o simplemente ásalos. Rocía un poco de aceite de oliva, sal y pimienta y listo, tienes una guarnición perfecta. Cambia tu hamburguesa por un portobello grueso cubierto con aguacate o haz pizzas individuales con base de portobello.

Evita cocinarlos de más porque pierden propiedades. Para hacerlos todavía mas saludables, déjalos al sol boca arriba antes de cocinarlos, para aumentar su contenido de vitamina D.

  1.  Germinados de Brócoli y Kale

El consumo regular de verduras crucíferas puede tener increíbles beneficios para tu salud. Sin embargo, el consumo de sus germinados puede aportar concentraciones aún mayores de los mismos compuestos. En comparación con un florete completo de brócoli, los germinados de brócoli tienen hasta 100 veces más nutrimentos que el cuerpo puede utilizar para sintetizar isotiocianatos, como el sulforofano mencionado anteriormente.

Algunos de estos compuestos actúan disminuyendo la carga de carcinógenos que transporta el cuerpo, estimulando la producción de las enzimas que ayudan a la desintoxicación.

La diferencia es que con pequeñas cantidades de germinados de brócoli kale se pueden lograr los mismos beneficios a la salud que consumiendo una porción entera de verdura madura.

¿Cómo utilizarlos?: Es importante que los germinados sean orgánicos. Se ha demostrado que los pesticidas destruyen los compuestos que combaten el cáncer. Inclúyelos de forma regular en tu dieta puede ser en  wraps, ensaladas, como adorno en tus platillos o haz una ensalada de col fresca con aceitunas, ajo y limón.  Agregar ajo a otros alimentos que contienen azufre incrementa su absorción.

Prepara deliciosas ensaladas y platillos con estos alimentos contra el cáncer. Recuerda que puedes agendar una cita conmigo y comenzar un plan nutricional que te ayude a prevenir y combatir esta enfermedad, además de ayudarte a sentirte pleno y con la energía que necesitas para salir adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *