Grasas buenas para tu cuerpo

Dieta cetogénica y los mitos de las grasas

¿Te interesa seguir una Dieta Cetogénica a largo plazo? Es momento de conocer que mitos la rodean, especialmente hablando de las «grasas» que vas a comer.

Estamos bombardeados con mensajes de que debemos limitar nuestro consumo de aceites y grasas, especialmente las saturadas. Sin embargo, como Health Coach te puedo decir que esta regla puede cambiar, sobre todo si eres diagnosticado con alguna enfermedad metabólica como cáncer.

¿Cuáles son los aceites y grasas que debes escoger?

La dieta cetogénica aconseja consumir grasas provenientes de:

  • Grasas saturadas incluyendo mantequilla y grasas animales.
  • Grasas monoinsaturadas provenientes preferentemente de aceite de oliva, aguacate y aceite de canola (extraído en frío).
  • Omega 3s que puedes encontrar en los pescados de agua fría y la linaza.
  • Aceite de coco y aceites de triglicéridos de cadena media (MCT).
  • Aceites de nueces (extraídos en frío).
  • Omega 6 provenientes de alimentos como semillas y nueces.

La ventaja del aceite de coco y MCT

El aceite de coco virgen es un vegetal rico en grasa y triglicéridos de cadena media (MCTs). Durante la digestión los MCTs son transportados directamente del intestino delgado al hígado, que se convierten en cetonas que regresan a la circulación (sangre) y son distribuidas por todo el cuerpo para cubrir las necesidades energéticas de las células.

Veamos algunos ejemplos de los mitos y confusiones relacionados con las grasas que vas a consumir en una Dieta Cetogénica:

Mito 1: «Necesito azúcar y almidones como energía para mi cerebro y cuerpo.»

Realidad: Cuando no hay suficiente azúcar y almidones, la mayoría de los requerimientos energéticos se satisfacen con un cambio en el metabolismo utilizando la grasa que consumimos y la que tenemos acumulada como fuente de energía.

Mito 2: «Una dieta cetogénica aumentará mi colesterol (especialmente el malo LDL) y los triglicéridos.»

Realidad: Nuevas investigaciones han demostrado que una dieta alta en grasa y baja en carbohidratos puede mejorar el perfil de lípidos. De hecho la hipertrigliceridemia en su mayoría es el resultado de una dieta alta en azúcares y almidones.

Mito 3: «La dieta cetogénica es alta en proteínas, que pueden generar una enfermedad renal.»

Realidad: Una dieta cetogénica terapéutica cumple con los requerimientos de proteína pero NO es alta en proteína. De hecho, la proteína esta limitada a la necesaria para reparar y mantener tejidos ya que el exceso de proteína puede ser utilizada como energía por los tumores.

Mito 4: «Una dieta cetogénica es insostenible como estilo de vida.»

Realidad: Para algunas personas es la única opción razonable, así que si es recomendada con un especialista, como un Health Coach, no tienes problema alguno de seguirla.

Mito 5: «No tendré tanta energía si sigo una dieta cetogénica»

Realidad: Hay una gran cantidad de investigaciones que resaltan la eficiencia de la grasa como combustible, incluso en atletas de alto rendimiento.

Mito 6: «El cerebro y el sistema nervioso central se alimentan principalmente de glucosa- no voy a tener claridad mental sin ella.»

Realidad: Una vez hecho el cambio a cetosis nutricional, las grasas en forma de cetonas pueden proveer el 65% de la energía que necesita tu cerebro.

Por otra parte los suplementos de cetonas, como los esteres de cetonas, han ganado popularidad como fuente de energía suplementarias, especialmente en casos de enfermedades que afectan el metabolismo de glucosa cerebral como el Alzheimer, el síndrome de Parkinson y la esclerosis lateral amiotrófica (ALS).

No lo dudes más y conoce a profundidad el plan de una dieta cetogénica y sus beneficios.

Si aún no tienes tu Guía Keto, descárgala aquí y conoce cómo comenzar una dieta cetogénica. Como Health Coach me encargare de identificar plenamente las necesidades de tu cuerpo y brindarte el plan nutricional que necesitas.

Puedes agendar tu cita aquí o llamar directamente al  (55) 3931 4073Si deseas recibir más consejos saludables y recetas que puedes hacer en casa, suscríbete al blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *